Una mujer de 48 años de edad, vino a mi consultorio hace unos meses. Ella se quejaba de fatiga y una sensación de depresión. Además, le preocupa que su peso había comenzado a “cambiar” y su deseo por el sexo se había convertido en insignificante. Sus periodos menstruales eran irregulares y poco frecuentes. Luego de revisarla entendí que sus síntomas eran compatibles con la menopausia. Luego discutimos los pros y contras de la terapia de reemplazo hormonal y ella eligió intentarlo. También hablamos sobre los beneficios de los suplementos de calcio.

Este paciente regresó para una visita de seguimiento hace unas semanas. A pesar de que no tenía problemas con el reemplazo hormonal y había empezado a tomar el suplemento de calcio, todavía se sentía fatigada y deprimida. Con base en sus síntomas y el examen físico, ordené algunas pruebas, como un informe de tiroides (TSH). Llegaron los resultados y mostraban que tenía hipotiroidismo.

Según la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos (AACE), millones de mujeres con síntomas similares a los de la menopausia sin resolver, incluso aquellos que toman estrógenos, pueden estar sufriendo de la enfermedad tiroidea sin diagnosticar. Mientras que los síntomas tales como fatiga, depresión, cambios de humor y alteraciones del sueño son frecuentemente asociados con la menopausia, pueden también ser signos de hipotiroidismo. Una encuesta realizada por la AACE mostró que sólo 1 de cada 4 mujeres que han discutido la menopausia y sus síntomas con un médico también fueron analizadas en relación la enfermedad de la tiroides. La glándula tiroides juega un papel importante en la regulación del metabolismo del cuerpo en general e influye en el corazón, el cerebro, los riñones y el sistema reproductivo, así como la fuerza muscular y el apetito.

El caso presentado anteriormente ilustra cómo los síntomas del hipotiroidismo pueden ser atribuidos a la menopausia. Si bien el tema de la menopausia debe ser abordado, también es importante recordar que la incidencia de hipotiroidismo aumenta con la edad y pueden coexistir con otras condiciones.

Como paciente, usted debería ser conscientes de los signos y síntomas del hipotiroidismo y hacerle saber a su médico si usted tiene preocupaciones acerca de su función tiroidea. Si usted es una mujer que experimenta síntomas de la menopausia, no dude en consultar con su médico. Si usted cree que los síntomas persisten a pesar del tratamiento, puede ser útil un examen TSH para descartar problemas de tiroides. Una muestra de sangre es todo lo que se necesita para hacer el diagnóstico inicial de hipotiroidismo y el tratamiento es fácil de lograr con la terapia de reemplazo de la tiroides. Recuerde que un simple análisis de sangre puede ser la clave para mejorar su calidad de vida en la etapa de la menopausia y en los próximos años!