Los síntomas de hipertiroidismo son causados ​​por la sobre-estimulación del metabolismo debido a una sobreproducción de hormona tiroidea.

 

Los síntomas pueden incluir:

Ansiedad y nerviosismo.

Diarrea.

Problemas para conciliar el sueño (insomnio).

Aumento de la pigmentación de la piel.

Síntomas oculares, tales como los ojos saltones, hinchazón de los ojos, sensibilidad a la luz, etc  (retraimiento de los parpados).

Irritabilidad.

Bocio (inflamación de la glándula tiroides en la parte frontal del cuello).

Aumento del apetito.

Aumento de la sensibilidad al calor.

Debilidad muscular y fatiga.

Temblor en las manos o temblores en todo el cuerpo.

Transpiración en exceso.

Pérdida de peso.

Hipertensión.

Taquicardia y/o palpitaciones.

Pelo reseco.

Disminución del libido.

Disminución o cese de la menstruación.

 

Síntomas graves que podrían indicar riesgo de vida:

El hipertiroidismo puede llevar a complicaciones graves y potencialmente mortales, como la hipertensión aguda o la insuficiencia cardiaca. Busque atención médica inmediata (llame a una ambulancia o a un servicio de urgencias médicas de inmediato) si usted observa alguno de los siguientes síntomas:

Cambios en el nivel de conciencia o estado de alerta, como desmayos o falta de respuesta.

Cambios en el estado mental o cambios de comportamiento repentinos, como confusión, delirio, letargo o alucinaciones.

Dolor en el pecho, sensación fuerte de opresión en el pecho y/o palpitaciones severas.

Fiebre alta (más de 101 grados Fahrenheit / 38.3 grados centígrados)

Problemas respiratorios o dificultad para respirar, como falta de aire, respiración sibilante o jadeante, falta de respiración, o ahogos.